Desarmando las Violencias: el NO a las armas

Es imperioso asumir el problema de la seguridad pública, no solamente como un problema de control del delito, sino también, como un problema de comprehensión y atención fundamental de las violencias.

 

Las respuestas preventivas, en tiempo y forma, tienen como atributo principal el anclaje territorial y la participación comunitaria, dos valores marcadamente locales y comunitarios. Esto nos obliga a pensar en el diseño de nuevas políticas públicas pero también obliga a reasignar, reordenar y repensar recursos existentes. En este marco es que tiene lugar la imperiosa necesidad de reubicar en el mapa de las políticas de Estado a las políticas de gestión de la conflictividad, cuyo objetivo es permitir que se desarrolle la conflictividad dentro del marco social, evitando el abuso de poder y la violencia como medio y modo de resolver los conflictos.

 

La articulación entre las Políticas de Desarme y los modelos no violentos de gestión de la conflictividad social constituye un elemento central del paradigma de seguridad democrática en Argentina.

 

La diversidad de situaciones, procesos y relaciones sociales determinados por la violencia armada, afectan el derecho a la vida, el desarrollo humano y los lazos comunitarios fundamentales, debilitando formas de reflexión social y procesos de determinación colectiva centrales a las relaciones de poder y la conflictividad social emergente. El problema es un riesgo para los jóvenes excluidos de las principales ciudades latinoamericanas, como un empobrecimiento de las relaciones democráticas de poder.

 

 

El Programa de Desarme del ILSED busca promover la implementación de políticas de control de armas y desarme. El ILSED forma parte de la Red Argentina para el Desarme RAD, la Coalición Latinoamericana para la Prevención de la Violencia Armada CLAVE y International Action Network on Small Armas IANSA, desde donde se promueven espacios de intercambio de buenas prácticas para el diseño acciones y de políticas de prevención y participación comunitaria en la implementación de mecanismos de reducción de la violencia armada.